viernes, 29 de enero de 2016

Palacio de los Condes de Santovenia-Hotel Santa Isabel

• En la Plaza de armas, por la calle Baratillo se encuentra una residencia de estilo neoclásico, que por su extensión y carácter arquitectónico, es digno contrapunto de los palacios del Segundo Cabo y el de los Capitanes Generales: el llamado Palacio de los Condes de Santovenia. Esta casa se construyó en los últimos años del siglo XVIII para el habanero Dr. Julián F. Martínez de Campos, Conde de Santovenia, que entró en posesión de su título nobiliario por Real Decreto de Fernando VII, el 7 de mayo de 1824.
Ya en 1832 pasa la propiedad del palacio al sobrino de éste, llamado José María Martínez de Campos que también fue titulado Conde de Santovenia y durante los años que habitó en él realizó varias mejoras, como fue poner la baranda de hierro —que lleva en el paño de la esquina sus iniciales— y algunos arreglos interiores, entre otros. Las habitaciones altas estaban lujosamente amuebladas y la planta baja se encontraba dedicada a los almacenes. En 1833 se celebraron ante esta mansión extraordinarias fiestas, en una de las cuales se efectuó la ascensión de un globo aerostático sin aeronauta. El pintoresco globo rojo, elevado desde la azotea del palacio, llevaba un emblema dedicado a la princesa Doña María Isabel de Borbón que recién ascendía al trono de España. Todo el edificio estaba iluminado con velas colocadas en tres mil vasos de varios y vivos colores que seguían la línea de las doce columnas sobre las que descansan once arcos formando un elegante pórtico. Entre los años 1867-68 en esta mansión se encontraba instalado el Hotel Santa Isabel. Un cronista norteamericano reseñó en su obra “Cuba a pluma y lápiz”, que la antigua residencia del Conde de Santovenia, convertida en hotel, era el mejor de la ciudad, por sus habitaciones grandes y aireadas. Veinte años después, en la planta alta de este palacio, se construyó la Lonja de Víveres de La Habana, y más tarde en 1943, fue totalmente remozado sin cambiar su primitiva construcción. A partir de marzo de 1997 y operado por el grupo Habaguanex S.A., es convertido en el hotel de lujo Santa Isabel donde ofrece las comodidades de un centro con categoría cinco estrellas, con la particularidad de un ambiente acorde con el entorno colonial donde se localiza. Muchos reconocimientos y elogios han sido aportados por varias personalidades, como los estadounidenses Jack Nicholson y Bruce Willis, o la vedette cubana Rosita Fornés. Con todos esos aires a favor, el Santa Isabel se exhibe orgulloso como una de las joyas para el turismo. •

No hay comentarios:

Publicar un comentario